jueves, 9 de septiembre de 2010

Mundobasket de Turquía

Si a cualquier aficionado al baloncesto le preguntan que le parece un jugador con 4.9 puntos, 3.3 rebotes y 5.7 asistencias por partido, seguramente dirá que dicho jugador es muy "normalito".

Si a lo anterior le añadimos un 27.5% en tiro de campo (con un 13.3 en tiros de tres puntos), decididamente el aficionado afirmará que el jugador en cuestión es bastante mediocre.

Pues resulta que las estadísticas anteriores no son ficticias, sino que pertenecen a Ricky Rubio en el Mundobasket de Turquía. ¿Son esos los números de un crack? Ustedes mismos, pero a mi me da, que de momento, Ricky esta supervalorado. A los hechos me remito.

Es claro que España no ha estado bien en el campeonato, pero no menos claro es que ha vagado sin un "director de orquesta". Llegaba al campo contrario y se desentendía del balón. Cuando no, se armaba del gen del estrellato y se pegaba un balón inverosímil, que rara vez llegaba a buen puerto (prueba de esto, es el partido de ayer tras encestar su único triple, se pegó una entrada imposible, y lo que es peor, a priori, estaba claro que lo iba a hacer). Las defensas le daban distancia en el triple (por ejemplo los griegos), lo cual para un jugador de esa categoría deja mucho que desear.

Otro al que los medios le colgaron el collar de estrella fue Marc Gasol. El  iba a ser el MVP del campeonato (¿verdad Mel? ¿verdad Iturriaga?). Pero de nada vale meterle 25 puntos a Líbano y 4 a Grecia o 13 a Serbia. Ahí está la diferencia entre un buen jugador y una estrella. Estos últimos, en los momentos calientes es cuando demuestran su valía. Pero para mi humilde opinión, Marc ha demostrado muchas carencias.

¿Y que decir de Scariolo? El mismo ha discriminado a sus jugadores con eso del "equipo A" y del "equipo B". ¿Por qué Navarro no puede jugar los 40 minutos? ¿Acaso eso es cosa de los superhombres tipo Scola? La defensa en zona nos fulminó ayer. ¿Qué jugada preparó en los últimos 3 segundos del partido contra Serbia con Navarro sacando, y esperando para el triple Ricky y Llull(buena temporada con el Madrid, pero fuera de forma por la lesión en el mundial)? ¿El jugar ayer los último minutos sin ninguno de sus dos bases, significa que no confiaba en ninguno de ellos? ¿Por qué Fran Vázquez no ha tenido mas protagonismo, incluso, por qué no pueden compartir cancha Gasol y él?

En definitiva, a la selección, que tantos placeres nos ha dado durante los últimos años, le toca un cambio generacional y ¿quizás a un cambio en los despachos y en el banquillo? Esperemos que las nuevas generaciones al menos sean tan competitivas como la de los 80 y que algún día Ricky, Marc y muchos otros de verdad sean estrellas del tan querido deporte de la canasta.