sábado, 29 de mayo de 2010

"Reflexión profunda"

Ayer tomando unas cervezas con unas tapitas había tres individuos haciendo más de lo mismo. Nada nuevo bajo el sol hasta que a las 15.00 comienza el telediario y aparece la vicepresidenta del gobierno. Entonces aparcaron sus temas de conversación para, uno de ellos, en plan burlesco exhortar "¡Esa es la que me ha bajado el sueldo, será hija...! " A partir de ahí empezó la "profunda reflexión".

-Yo nunca he votado a los socialistas, pero en las próximas elecciones los voto para que así España se hunda y todos los que le han votado ahora le den por... (no lo reproduzco por si algún alumno lo lee).

- Pues a mí sí que me han bajado (después deduje que dos de ellos eran guardias civiles) y es que los socialistas son unas sinvergüenzas. No ves que ahora quieren subirle impuestos a los ricos. Si un empresario tiene dinero es porque se lo ha ganado con su sudor que los que no tienen dinero hubieran montado una empresa.

- Pues ya ya te digo, que estas elecciones lo voto, aunque yo vaya a la ruina, para que los socialistas vean que Zapatero nos lleva al caos. No ves que la izquierda aquí en España siempre nos ha llevado a la ruina. Ya lo hizo Felipito Gonzalez y ahora ZP. Es que, si supiérais algo de historia, sabrías que la guerra civil no fue un golpe de estado, ni fue provocado por el fascismo. La guerra civil fue provocada porque la izquierda de entonces, no podía aguantar que la gente pobre se hiciera de capital y entonces se lo quitaban y a muchos los mataban...

Después de la magistral clase de historia no pude aguantar mas, me levanté, pagué y me marché.

2 comentarios:

Infinitocero dijo...

Como si los estuviera viendo... Variantes de esos tres individuos los podemos encontrar en cualquier bar de España tomando tapas. Son, entre otras cosas, los que saben más que cualquier político o que cualquier entrenador de futbol que sale en la pantalla. Pero fundamentalmente, son los herederos del antiguo regimen. Lo llevan replicado en sus genes, y probablemente también sus descendientes. Para justificar lo injustificable (una dictadura, por ej.) interpretan los "hechos", pasados o presentes, a su antojo. Mecanismos interiores inconscientes les llevan a creerse realmente la fantasía que en su cerebro expresa lo que ha ellos les hubiera gustado que hubiera sido en el pasado o que sea en el presente.
Así, la alienación del Hombre está servida. Y éste vive un sueño estando despierto, no llegando nunca a despertar realmente.

Un saludo.

Infinitocero dijo...

Excelente observación.