martes, 9 de octubre de 2007

Problema en la educación secundaria

Un profesor de Málaga ha sido agredido por el hermano de un alumno al que expulsó (ver noticia).
¿Hasta donde va a llegar la falta de respeto tanto de alumnado como de las familias hacia el profesor? Parece que somos los malos de la película y que los buenos son los adolescentes. Además, después de ver actuaciones como las de Málaga, uno comprende mejor como son los adolescentes, pues como se suele decir, "de tal palo tal astilla".
Hay muchas clases en las que uno se tiene que dar por contento por mantener al alumnado en silencio como personas educadas, abandonando la enseñanza de contenidos (en mi caso, matemáticos) hasta el más mínimo de los niveles. Y es que parece que en muchas clases de enseñanza secundaria, no se enseña Matemáticas, Lengua, Inglés, etc., sino se enseñan los valores y normas de convivencia que se suponen que deben enseñar las familias en su mayor parte.
Por otra parte, alguien se imagina que ¿un familiar agreda a un entrenador de fútbol porque en el último partido no ha sacado a su pariente?, ¿qué la emprenda a puñetazos porque ha ido al carnicero y le ha dado carne de poca calidad?, ¿que le propine una paliza al dentista porque le ha echo mucho daño sacandole la muela con caries al adolescente?,... Parecen cosas impensables, ¿verdad? ¿Entonces por qué a los profesores si nos agreden? ¿Acaso somos menos importantes o peores personas que los antes mencionados? ¿No nos merecemos tanto respeto como los demás, cuando tenemos en nuestras manos la formación de sus familiares, los hombres del mañana de nuestra nación?
Tantas y tantas preguntas se podrían plantear, y una de las posibles respuestas se encuentra, en mi opinión, en lo que tanto combatía el, hace ahora 40 años asesinado, Che Guevara: la sociedad capitalista. Ella hace a los padres estar trabajando casi todo el día para poder pagar la hipoteca a fin de mes, tener un buen coche,... Por ello apenas tienen tiempo para encargarse de la educación de sus hijos. Así, muchos padres "mal crían" a sus descendientes por no darle valores morales y si todos los caprichos que demandan y quieren. Pues es más cómodo, que no mejor, dar al adolescente la PlayStation 3, el móvil de última generación,... con tal de que el rato que tengo para estar en casa no este "molestándome".

No hay comentarios: