lunes, 25 de junio de 2007

Los verdes

El pasado viernes tras ver el tercer partido de la final de la ACB quedé con unos amigos para tomar unas cervezas. Así fue, tranquilamente me tomé tres tercios y mis amigos dos, aunque ellos habían estado cenando y se habían tomado unas cañas. Así se nos hicieron, aproximadamente las dos de la madrugada, y decidimos ir a Mojácar a tomarnos algo allí.

Echamos por la carretera nueva que han hecho hasta la gasolinera que hay subiendo hacia Mojácar pueblo, y en la rotonda había control de alcolemia. Nos pararon e hicieron soplar a mi amigo, eran sobre las dos y cuarto. Dió 0.45 cuando el máximo permitido está en 0.25. Por ese motivo nos dijeron que aparcaramos el coche y que fuera con otro guardia civil para repetirle la prueba.

Se la repitió, en menos de dos minutos, y ahora le marcó 0.34. ¡En el lapso de tiempo mencionado, la tasa de alcohol en sangre le había disminuido 24.4%, casí una cuarta parte! Cualquier prueba de caracter científico por poco seria que fuera, no permitiría una oscilación tan grande en un lapso de tiempo tan pequeño.
Entonces el guardia civil, a modo de regalo, le dijo que se diera una vuelta, que bebiera agua y que en unos quince minutos se la repetiría para ver si ya no daba. Ahora bien, de regalo nada, en la multa que después le echaron, en el dorso, lo pone bien claro que es su obligación hacer una segunda prueba.
Cuando pasó el tiempo establecido se la volvió a hacer y le dió 0.32, entonces lo mandó con otro de sus compañeros para que le rellenara la pertinente multa. Los otros amigos y yo nos quedamos con el que le acababa de hacer la prueba y le preguntamos que si es que lo iba a multar, y con un tono chulesco y de prepotencia repondió, ¡por supuesto, pues lleva un nivel muy alto!. Eran aproximadamente las 2.40 de la madrugada.
Previamente, y después de habernos parado a nosotros, pararon a otro coche rojo el cual le hicieron la segunda prueba también y por la reacción del conductor, parece que dió positivo, y mucho más positivo que mi amigo. Este empezó a chillarle a los guardias civiles, decía que se iba a su casa,... Por el contrario, nosotros en todo momento fuimos educados y bien hablados, circunstancias que no nos devolvieron y, que visto a posteriori, no estuvo de nuestro favor, pues el señor del coche rojo, habiendo llegado después que nosotros, presuntamente habiendo dado más nivel de alcohol en sangre que mi amigo y habiéndoles hablado de cualquier forma a los guardias civiles se fue muchísimo antes que nosotros.
El tiempo se esfumaba y de mi amigo pasaban totalmente, ningun guardia civil le hacía caso. Les preguntaba que a ver que pasaba con él, y encima se ponían con un tono chulesco y dictatorial, y le replicaban que ya lo atenderían y que no tuviese prisas. ¡Claro estaban muy ocupados! Erán ya alrededor de las 3.30 o incluso 4 de la mañana, estaban la mayoría metidos en los coches, una chica, hablando por el móvil, otro escribiendo no se qué, pero daban ganas de decirle que el Quijote ya se había escrito en 1605, claro que tal vez no nos hubiese entendido. Otro se vino para nosotros y nos intento dar una clase de Estadística: ¡si la variación de las pruebas era porque las máquinas hacían un muestreo (de dos elementos, asi qué significativo muestreo), que las estadísticas de cada fin de semana decían que los muertos en accidentes llevaban uno y pico de alcohol en sangre (que evidentemente no era el caso, le había dado 0.32)...! ¡Que frustración que un guardia civil a las 4 de la madrugada me de una clase de Estadística siendo Licenciado en Matemáticas!
Bueno, el tiempo siguió pasando nadie nos explicaba como funcionaba aquello, todo el mundo se iba y nosotros aun allí. El colmo fué cuando a un hombre que había dado también 0.32, lo dejaron marcharse sin multar pues iba acompañado por una mujer de muy buen ver, la cual se puso a charlar con los guardias civiles. ¡Tal vez si hubieramos sido del género femenino, al menos uno de nosotros, no nos hubieran multado, porque de buen ver estamos, pero claro, somos hombres!
Otro nos dijo que eso de los controles de alcolemia era por nuestro bien y por el bien del resto de ocupantes de las vías. Pero entonces, también por el bien de unos que pararon, y a los cuales se les había pichado una rueda, y por el bien del resto de personal de las vías, deberían de haberles ayudado a cambiar la rueda averiada pues no sabían. Pues podía ser tanto o más peligroso que a esas personas se les saliera después la rueda y tuvieran un accidente ellos e involucraran a otros. Pero como ya era bien entrada la madrugada, había pocas ganas de trabajar (pues habían cubierto el expediente multando a unos cuantos) y estaban ¡OCUPADÍSIMOS! pues no se preocuparon por la integridad física de los ocupantes del vehículo de la rueda pinchada ni del resto de las vías caso de poner mal la rueda y salirsele, provocando un accidente.
Antes de terminar, mencionar que desde las 3.30 de la mañana ya no estaban parando a nadie. ¡Parece ser que el paso de la madrugada es inversamente proporcional a la ingestión de alcohol! ¡Qué patético! No hay que ser excesivamente inteligente, ni mátemático, ni siquiera Cervantes, para saber que cuanto más avanza la noche la gente bebe más alcohol y es más peligrosa al volante de un coche. Pero en la benemérita presuntamente parece ser que o carecen de tal inteligencia, o, simplemente, no se preocupan por los posibles accidentes, sino que tan sólo van a multar a unos pocos y con eso se dan por satisfechos.
Finalmente, sobre las 4.20 le volvieron a hacer el control para ver si ya estaba en condiciones de conducir. No le dijeron cuanto, pero si que aún le daba un poquito de más pero que lo iban a dejar marcharse, como esperando que le diera las gracias. Claro ya no interesaba nuestra integridad, ya lo que interesaba era irse a casita, como hicieron ya que se fueron antes que nosotros.
Ante experiencias de este tipo uno se puede plantear muchas preguntas que no se quien debería de responder:
  • ¿La poca empatía de la guardia civil está justificada?
  • ¿Se la han ganado a pulso a lo largo de los años?
  • y tantas y tantas más que se pueden formular en plan mas agresivo, pero que por ser medianamente honesto, tranquilo, pacífico, demócrata,..., no haré

No hay comentarios: